7 tendencias que marcarán el devenir del diseño web en 2020

En la actualidad, una página web puede estar enfocada en servir como carta de presentación, como un canal de comunicación, o como mero escaparate para servicios y productos, y su importancia aumenta cada día más, tanto para usuarios como para empresas. Partiendo de las diferentes funciones que puede cumplir, una premisa básica común a todas ellas es que la web debe transmitir su información de forma clara, sencilla y accesible. Debe trascender las necesidades de los visitantes para cumplir también con otro requisito indispensable, un compromiso con la estética y la funcionalidad de sus elementos, sobre todo aquellos que parecen invisibles pero que los motores de búsqueda ponderan como buenas prácticas.

Pedro Fernández, Director de Marketing de qdqmedia, deja claro que “las pymes, así como las empresas personales y familiares, todavía se encuentran inmersas en un proceso de transformación digital y uno de los puntos más importantes de dicho proceso es crear y potenciar su presencia en internet, un lugar donde explicar quiénes son y a qué se dedican y abrir un canal adicional más en el que estar en contacto con sus clientes”.

1. Los colores transmiten emociones

Los colores son un elemento y una herramienta muy importante a la hora de comunicar debido a su capacidad para transmitir emociones y sensaciones. Por tanto, las estrategias de marketing de las marcas tienen muy en cuenta esta situación, ya que su imagen y sus colores se verán reflejados en multitud de dispositivos, formatos y soportes multimedia.

En este sentido, Pantone es la marca mundial de referencia que asesora acerca de temas de color a nivel empresarial, y hace públicos los colores que marcarán tendencia dentro de su paleta específica, aquellos que servirán de referencia en las disciplinas de diseño y estilismo. En concreto, este año recién empezado contará con el 19-4052 Classic Blue como color referencia, un azul oscuro que inspira confianza, familiaridad y tranquilidad.

Este color será la referencia a seguir, y se irá combinando con otros complementarios, con el objetivo de crear una imagen de marca agradable y actualizada a los cánones de la moda de la temporada. Cada color, independientemente, sirve para transmitir unas sensaciones concretas diferentes, y dependerá del mensaje que busquemos transmitir o del público al que queramos llegar. La elección entre colores es tan importante que determinará la imagen que los clientes acaben teniendo de la marca.

2. La asimetría como elemento dinamizador

Otra de las tendencias más al alza este 2020 será la asimetría como parte del diseño web. Las formas cuadradas, lineales, estructuradas y ordenadas de forma regular quedan atrás para dar paso al dinamismo, una sensación que ha comenzado a primar entre las preferencias de empresas y clientes al entrar a una página web. No obstante, esta característica no implica que el contenido esté realmente desordenado, simplemente que resulte atractivo a la vista. Para ello, podemos distribuir contenidos en cajas irregulares, jugando con dimensiones, tamaños y colores. Al final, la idea será conseguir una web más dinámica e interesante para navegar e interactuar.

3. Juega con las tipografías

Realmente la tipografía forma parte del apartado anterior, aunque merece mención aparte. La tendencia este año irá por el camino de una tipografía elegante, clara y con estilo dentro de la web. Además, si combina con el factor asimetría, podremos contar con una herramienta muy potente a la hora de hacer atractiva nuestra página web.

Las fuentes pertenecientes al grupo “san serif” se postulan como la referencia en 2020, debido a su sencillez, su minimalismo y su perfecta adaptación a grandes bloques de texto. En contraposición, podemos intentar usar fuentes con diseños más marcados, que imiten la escritura a mano, con la intención de destacar más determinados mensajes, en títulos y para jugar con los contrastes.

4. Una página “responsive” se puede disfrutar en cualquier lado

Esta tendencia terminará de asentarse en 2020, al igual que el caso de la velocidad de carga en dispositivos móviles. Los consumidores utilizan más su smartphone que cualquier otro aparato para consultar internet, por lo que las páginas web deben estar preparadas y adaptadas para ser visibles en estos dispositivos. La conducta de los usuarios sigue determinando los criterios de los motores de búsqueda, por lo que las páginas web inadaptadas no puntúan tan alto como las demás.

5. El vídeo sigue imparable

El consumo de contenidos en formato vídeo cada año gana más terreno en temas de contenidos multimedia, y lo lleva haciendo desde hace mucho tiempo siguiendo la demanda de webs, usuarios y redes sociales. La inclusión de vídeos explicando ciertos elementos de la empresa, su historia, su labor social, sus productos, sus casos de éxito, y otros aspectos ayuda tanto a difundir información interesante como a amenizar esta comunicación.

6. Integra tus redes sociales

Es imposible olvidar la gran importancia de las redes sociales en nuestro tiempo, por lo que es imprescindible para las páginas web contar con un perfil bien definido en redes sociales. No deben ser consideradas como un elemento apartado de los demás; más bien debe integrarse para crear sinergias. Una página web debería dedicar algo de espacio a la inclusión de los perfiles en redes como Facebook, Instagram, Twitter, YouTube, Telegram o Pinterest en sus estructuras, dependiendo de los intereses que se tengan.

7. Velocidad de carga, que el usuario no espere

Si antes lo mencionamos, ahora toca exponer su importancia. No en vano, el 53% de los internautas abandonan una página web si tarda en cargar más de 3 segundos. Ese mínimo espacio de tiempo es el que marca la posibilidad de obtener nuevos clientes o de perder a los que ya teníamos. Por lo tanto, los tiempos de carga de la web deben ser tenidos en cuenta como parte del diseño de una página web, a pesar de no formar parte de las prioridades a la hora de desarrollarlas.

Lógicamente, en consonancia con lo explicado, los motores de búsqueda posicionan mejor a las webs que son más rápidas a la hora de cargar, porque son las que más tráfico generan. En consecuencia, tener una web sencilla y accesible cumple una doble función, la de contentar al usuario y obtener de paso un mejor posicionamiento.

Comparte esta información

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Siguenos:

Post relacionados

OPTIMIZA TU PRESENCIA ONLINE

Con las interacciones presenciales casi 100% congeladas, muchas empresas han tenido que cambiar su estrategia de negocio, estableciendo una presencia

Carrito de la compra

0

No hay productos en el carrito.